V1025 – Estrenamos vivienda?

· 90m2 · 3 dormitorios · 2 banos · 1 gran plaza de aparcamiento · trastero · Piscina

Cierra los ojos y ponte a soñar, imagina un piso recién construido, de estancias amplias y luminosas, una concina de última generación, todo perfectamente diseñado para aprovechar al máximo el espacio del que dispone la vivienda. Este piso te hará sentir en tu hogar nada más entrar por la puerta, un lugar donde podrás poner el sofá que viste en el catálogo de tu tienda de muebles preferida, podrás ver a tu familia corretear por él salón, disfrutar de una relajante tarde al sol en tu piscina o compartir una comida de amigos en su balcón. ¿Qué te parece?

 No pierdas la oportunidad de ir a visitarlo!

Precio: 550.000€

Información del Barrio:

El actual barrio de Les Corts, originariamente una comunidad rural formada por masias dependió del municipio de Sarriá hasta 1836. Con el nacimiento como pueblo se creó el primer nucleo urbano con una calle mayor, cementario, iglesia y ajuntamiento. Se agregó a Barcelona en 1897, cuando solo tenía 7.000 habitantes y un estilo que todavía no ha desaparecido del todo.

La antigua zona del pueblo de Les Corts, en la actualidad convertida en una isla para peatones, es un pequeño ensanche de pequeñas calles alrededor de la Plaza de la Concordia. Es el centro del antiguo pueblo, presidida por la iglesia del Remei, construida en 1850, por Josep Oriol Mestre.

La plaza de la Concordia es uno de los rincones mas bonitos del barrio, ¿y de Barcelona?, con comercios antiguos como la farmacia Oller y la pasteleria Bages.

En una esquina de la plaza encontramos el edificio de Can Deu, una preciosa casa modernista construida por Eduard Mercader en 1847.  Era la residencia familiar de los Deu i Mata, los propietarios de una fabrica de licores que estaba situada justo detrás.

Aquí nace una expresión catalana, “s’ha liat la de cal Déu!”, que quiere decir algo así como “se ha liado la de Dios es Cristo!”.  El origen de la expresión se atribuye a los vecinos de esta zona, que la empleaban cuando se rompían las garrafas en las que transportaban los licores de la fábrica.

Can Deu fue reconvertido en centro cívico en el año 1986 y objeto de una restauración magnífica. Organiza todo tipo de talleres prácticos, al modo de otros centros cívicos y tiene un bar en la planta baja, con piano. Y un espléndido jardín, con glorieta y fuente modernista, donde pasar las tardes de verano.